La insania en su más grande Clímax |La biblioteca de Hemingway

el

Escrito por José Márquez

 

Gaspar Noé es garantía de proveer al espectador incomodidad y estrés, e incluso de producirle sensaciones de repugnancia o cierta susceptibilidad (los que han visto Irreversible me entenderán).

Hoy les diré que Clímax (Francia, 2018), galardonada en festivales importantes del cine europeo como Sitges o Cannes, se encuentra en Netflix.

15394314318142

Para entender de qué va, la película se basa en hechos reales y se ambienta en 1996. Un grupo de bailarines, luego de arduos días de ensayo para una coreografía, deciden realizar una fiesta como celebración. La historia detona cuando descubren que toda la noche han estado consumiendo sangría con alguna sustancia alucinógena que uno de ellos añadió. Los efectos llevarán a que todos liberen su estado natural más puro y conviertan la noche de diversión en una auténtica tragedia.

Sin embargo, Clímax no es una película para entender la trama, el conflicto o el desarrollo de personajes. Si nos centráramos en eso, tendríamos muchas preguntas y una película más que se basa en la trivialidad, pues —debo admitir— los diálogos son el último aspecto al que debemos prestar atención. descarga (24)Es más una película sensorial. Noé plasma su película como una pintura, en la que el color, el sonido y la cámara juegan con el espectador para producirle sensaciones de malestar, estrés, tensión, ansiedad, etc.

La experiencia de Clímax es someternos a un ambiente hostil y repugnante, en el que el estado puramente natural del ser humano es maquiavélico. Estaremos sumidos en un ambiente donde predominan todo tipo de temas relacionados al racismo, la comunidad LGTBI y el machismo en sus máximos esplendores.

climax_Enfilme_e8878_675_489Gaspar maneja de forma plena los planos de secuencia y el juego de ángulos picados para darle dinamismo a la coreografía de los personajes. Trabaja perfectamente los planos invertidos y el resalte de los colores neón (en especial el verde y el rojo, ese rojo brillante e infernal que muestra la tragedia). El manejo de la cámara en mano es otro punto a favor porque nos desestabiliza y nos sentimos impotentes y débiles ante lo que pasa.

Como vuelvo a recalcar, Clímax no es una película para entender o para reconocer los tres actos aristotélicos que tienen la mayoría de películas. Es una obra sensorial.

Calificación: 7.5/10

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s