Alonso Cueto y la Perricholi “El destino está enamorado de los rebeldes”

Escrito por Diego Castañeda

Fue una de las frases que utilizó Alonso Cueto para justificar porque su último libro se basa en la figura de Micaela Villegas, la popular “Perricholi”, quien a su vez le da el título a su novela histórica: La Perricholi Reina de Lima.

Con el auditorio Ciro Alegría lleno y la moderación de Johann Page. Cueto comenzó contando acerca de su elección por la Perricholi: Un personaje te atrae porque no lo entiendes, porque es contradictorio, es rebelde, cambia el sistema. Y para él, la Perricholi cumplía todas esas características, aún por encima del polémico romance que tuvo con el virrey Amat en el siglo XVIII.

Cueto

 

Micaela, era una tonadillera creativa, que cantaba y bailaba, pero que también era empresaria, religiosa y con un carácter autónomo que dominaba al virrey Amat. Peculiaridades que Cueto resalta en su novela y que tienen como escenario la ciudad de Lima: En esos momentos, Lima era una ciudad de contrastes, una mezcla de esplendor y pobreza en donde el virrey Amat había llegado a poner orden. La Plaza de Armas era su escenario principal, lleno de personajes fascinantes y en medio de todos ellos, destacaba la presencia de la Perricholi. Sin dudas, había muchas cosas que contar.

Ante la pregunta cuánta ficción y cuánta realidad utilizó para escribir la novela, Cueto respondió: Si bien me apoyé en los datos históricos, es importante recordar que escribía una novela, no un libro de historia. Me concentré más en darle una voz a la Perricholi, en verla caminar, sentirla y eso me llevo a escribir lo que pensaba o cómo actuaría. Ese fue mi aporte como escritor.

La presentación continuó con Cueto contando anécdotas sobre Lima y la Perricholi, que arrancaron más de una sonrisa a los presentes. Anécdotas tales como: los sobrenombres extraños de las calles limeñas (pal gato, ya parió, siete jeringas) o cuando la Perricholi mandaba a buscar agua al virrey en altas horas de la noche, en pijama. Y aunque la charla era la presentación de su libro, inconscientemente al describir su proceso de creación, Cueto ya había dado una pequeña clase de escritura y con varios puntos a tener en cuenta:

Por más datos o herramientas que se tenga al escribir, no se debe olvidar el objetivo.

Darle una voz a tu personaje marcará la diferencia. Impregnarte de él, sentirlo, escucharlo, ayudará a que se note y sea más verosímil.

Aunque la elección sobre quién o qué contar, depende de cada escritor, es indudable que aquellos personajes o lugares que tiene mayor matices y contrastes generan un mayor potencial al momento de escribir.

El moderador dice que se hará una última pregunta y un señor casi al fondo de la sala, pregunta:

  • Señor Cueto, dígame, ¿Entonces que hacemos con aquellos que somos tranquilos, que no somos rebeldes, se puede hacer algo con ellos?

Todos voltean a mirar al escritor. Tuve la sensación que esa era la pregunta que había estado rondando en la cabeza de todos nosotros, desde que dijo que el destino estaba enamorado de los rebeldes. Cueto acomoda el micrófono y responde muy seriamente.

  • Hay muchas cosas que podemos hacer con las personas sumisas, pero probablemente una novela, no.

 

perricholi

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s