Los Hemingway de Bryce

En la Feria Internacional del Libro, en la sala Laura Riesco, la Universidad Ricardo Palma organizó un conversatorio sobre la tesis de bachiller de Alfredo Bryce Echenique: Función de dialogo en la narrativa de Ernest Hemingway. Grata fue la sorpresa de los asistentes cuando en primera fila se encontraba Alfredo Bryce Echenique quien posteriormente, con ayuda de una rampa, pudo subir al estrado.

El conversatorio iniciaría con un intercambio de ideas entre Bryce y César Ferrerira de lo que entendían por “Función de la palabra”. Asimismo, ambos no dudarían en elogiar a Hemingway por su teoría del iceberg o témpano de hielo y cómo fue usada como recurso por otros escritores.

Para Alfredo Bryce Echenique, la producción literaria de Hemingway no tuvo distinción: fue magnífica en todas. Pese a que todos pensaban que estaba “casi acabado”, él escribía un cuento o novela que los lectores disfrutaban. De esta manera el Hemingway aventurero escribía Las nieves del Kilimanjaro; el Hemingway enamorado escribía Un cuento muy corto o sea cual sea el momento en el que se encontraba celebraba la vida- a su manera- y la literatura. No obstante, esa “celebración de la vida” terminó desencadenando en un Hemingway fatigado y un escritor deshecho por su manera de vivir.

67264192_2385408635079958_1336924449097646080_n.jpg

 

Sobre la construcción de los personajes de Hemingway

Bryce comentaba que en su afán de presentar su tesis en la Universidad Nacional Mayor de San Marcos tuvo que leer no solo los cuentos y novelas de Hemingway, sino también todo tipo de análisis sobre él. Gracias a ello, pudo determinar que todos los personajes de Hemingway no eran personas cultas o, por lo menos, no se sabe si lo son.

67184444_393816054583673_1426756297138634752_n.jpg

 

Hemingway en la ficción de Bryce

En La vida exagerada de Martín Romaña, Romaña va en busca del París de Hemingway,, de sus libros. Sin embargo, según Bryce, quiso narrar París por un limeño. Alfredo Bryce va a Europa en 1964 en busca de ese París y recuerda que “Para ser feliz hay que ser pobre, estar enamorado y escribir”.

67158131_464447444119647_8339258860128698368_n.jpg

 

Bonus Track:

Bryce admira profundamente a Stendhal. Lo describe como un mitómano creador de mitos en base a su idea del hombre como un ser contradictorio. Nunca pudo responderse si Hemingway fue un lector de Stendhal.

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s