La narrativa de los poetas

Aunque menos conocida que su producción poética (con excepción de Borges), la obra narrativa dejada por César Vallejo, Vicente Huidobro, Pablo Neruda, Octavio Paz y hasta Lezama Lima ha tenido alguna influencia en la formación de la «nueva novela latinoamericana».

El más entregado a la narrativa fue el chileno Vicente HuidobroAlgunas de sus novelas son poco más que delicadas reconstrucciones en una prosa cuidada e irónica; otras, como la que evoca al conde Cagliostro, el aventurero del siglo XVII, revelan su origen no literario (en realidad, se trata de un libreto cinematográfico). Pero en su mejor título, «Sátiro», o «El Poder de las palabras» (1939), Huidobro explora no solo el subconsciente, sino las posibilidades de un monólogo interior que permite revelar un cierto tipo de perversidad, no psicológica -como es habitual-, sino lingüística. 

Huidobro
Vicente Hiudobro, escritor chileno. Su obra cumbre fue Altazor (1931)

Ricardo Eliécer Neftalí Reyes Basoalto, más conocido como Pablo Neruda, incursionó varias veces en la narrativa. Su primer intento es una novela que tituló «El habitante y su esperanza» (1926), pero su obra narrativa más ambiciosa es una pieza autobiográfica que tiene dos versiones: una en 1962, con el título de «Las vidas del poeta», que se publicó en diez entregas de la resista O Curzeiro (La cruz del sur); la otra, se titula, «Confieso que he vivido», en la cual las memorias de 1962 son sometidas a revisión y ampliación. Como retrato de Neruda –de su imaginación amores, polémicas y recuerdos- es insuperable; mas ya no lo es tanto como recuento detallado de su vida.

Pablo NEruda
El mundialmente conocido Premio Nobel de Literatura (1945) Pablo Neruda.

José María Andrés Fernando Lezama Lima, mejor conocido como Lezama Lima, fue un escritor y ensayista cubano que ha dejado algunos cuentos (hermosos, pero casi incomprensibles) y dos novelas que son realmente una: «Paradiso» (1966) y «Oppiano Licario» (1975). La primera cuenta la infancia y adolescencia de José Cemí, un alter ego del autor, en La Habana republicana de inicios de siglo. Memoria de familia, recuento de un mundo desaparecido, sensual y sexual en sus apetitos de mesa y cama, el libro contiene una versión alegórica de la iniciación del protagonista en la poesía por obra de un taumaturgo: el Oppiano Licario, que titula la segunda novela.

Lezama Lima
El escritor cubano José Lezama Lima. Una de sus mejores obras fue «Paradiso».

Octavio Paz ha escrito algunas narraciones fantásticas y sutiles que están en sus libros de poesía y que tienen un maravilloso temblor surrealista, pero su narrativa más ambiciosa es «El mono gramático» (1974), en que el discurso crítico se dobla de compleja narración simbólica. Este ejercicio prosístico encuentra, dentro de la obra de Paz, un curioso paralelo poético. En «Pasado en claro» (1978) , un poeta que siempre se habrá negado al confesionalismo y que había denunciado con razón los excesos yoísticos de Neruda vuelve sobre su pasado y sobre el México de sus orígenes, para producir una poesía narrativa autobiográfica de extraordinaria calidad.

descarga (9)
El erudito escritor mexicano Octavio Paz.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s