¿Qué leía Adolf Hitler?

Adolf Hitler es el personaje que ningún ser humano debería olvidar. Su vida es, posiblemente, la que más veces se ha estudiado y analizado y, por ende, sus gustos literarios son un punto de partida para adentrar en una de las mentes más perversas que jamás haya podido existir.  Jorge Luis Borges decía que “uno no es grande por lo que escribe, sino por lo que lee” y en el caso de Adolf Hitler, que era un ávido consumidor de libros y arte, lo que leyó le sirvió para fortalecer sus ideales y futuros planes. ¿Qué libros eran de su interés?

descarga (10)

Hitler encontraba en el placer de la lectura herramientas para poder cumplir sus propósitos; utilizaba lo que necesitaba y veía la manera de cómo aplicarlo. En su biblioteca personal se encontraron más de 1600 volúmenes, entre ellos obras filosóficas, de historiadores, poetas, dramaturgos y novelistas.  Gran parte de su colección se encontraba personalizada con cubiertas de cuero y/o sus iniciales grabadas.

Entre los libros más destacados de su biblioteca se encontraba Don Quijote de la Mancha de Miguel de Cervantes Saavedra, de donde comprendió como mensaje aleccionador, “el final de una época”;  en Los viajes de Gulliver, de Jonathan Swift, “la evolución de la humanidad”; y en Robinson Crusoe de Daniel Defoe, “el proceso de la colonización”. Asimismo, las novelas de Karl May (Los ladrones del desierto) y La cabaña del Tío Tom de Harriet Beecheer también eran sus favoritas.

descarga (11)

Un dato curioso sobre los gustos literarios de Hitler es que prefería, enormemente, a William Shakespeare sobre Goethe y Schieller, ya que, asegura, el inglés se vio influenciado por “las fuerzas proteicas del incipiente Imperio Británico”, mientras que ambos escritores teutones se centraron en una temática más individualista y familiar, como una banal rivalidad entre hermanos. Y este no es el único caso en que el “Fuhrer” prefiere a Wiliam Shakespeare sobre un alemán, ya que cuestionaba el por qué en Nathan el sabio, obra de Gottold Ephraim, se cuenta la historia de un rabino que conciliaba con cristianos, musulmanes y judíos; cuando, por otro lado, en el Mercader de Venecia, Shakespeare otorgaba al mundo a Shylock, que era un paradigma de todos los defectos del judío.

DATO:

  • Adolf Hitler tenía un tratado antisemita de Henry Ford, fundador de la compañía Ford Motor, que se llamaba “El Judío: El principal problema del mundo”.
  • Se dice que Henry Ford era el americano favorito de los Nazi.

Cuéntanos, querido lector, ¿qué crees que dirán, en el futuro, sobre tus gustos literarios?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s