La Niebla de Unamuno

Miguel de Unamuno, escritor español y amigo del filósofo Ortega Y Gasset, publicó en 1914 una de sus novelas emblemáticas, La Niebla. En 1935 la reedito, o lo que él escribiría en el prologo de su nivola, “(…), la he vuelto a hacer; la he revivido en mí. Que el pasado revive; revive el recuerdo y se rehace. Es una obra nueva para mí, como lo será, de seguro, para aquellos de mis lectores que la hayan leído y la vuelvan a leer de nuevo”.

Su novela más universalizada y traducida fue La Niebla, la cual sumerge y desorienta al lector, desde el prologo que a insistencia de Unamuno escribe Victor Goti, amigo de Augusto, quien una mujer y el fatídico final que supo que se le venía lo hicieron enloquecer hasta matarlo.

La Niebla, nívola, de Unamuno se pierde el sentido de la realidad al incorporarse el escritor como personaje creador de la novela.

Augusto Perez, ente ficticio que según Unamuno no existe fuera de él, después de establecer una duda sobre la existencia del personaje escritor, dice «Cuando un hombre dormido e inerte en la cama sueña algo, ¿qué es lo que más existe: él como conciencia que sueña, o su sueño?».

2813267264_627c115c0c

Unamuno pierde la compostura y grita que lo matará muy pronto. Augusto, en una mordaz desesperación, dice «¿Conque no, eh? No quiere usted dejarme ser yo, salir de la niebla, vivir, vivir, vivir, verme, oírme, tocarme, sentirme, dolerme, serme. ¿Conque no lo quiere? ¿Conque he de morir ente de ficción? Pues bien, mi señor creador don Miguel, también usted volverá a la nada de la que salió… ¡Dios dejará de soñarle! ¡Se morirá usted, sí, se morirán todos los que lean mi historia, todos, todos, sin quedar uno! […] Porque usted, mi creador, mi don Miguel, no es usted más que otro ente nivolesco […]».

La técnica usada por Unamuno es conocida por Llosa como «caja china», en la que el plano objetivo desaparece y aparece uno subjetivo que sumerge al lector en otra capa de realidad.

228426611_niebla

Eso es en teoría, porque ¿qué nos asegura que Augusto Perez tenga razón? Nunca lo sabremos a menos que despertemos del sueño que nos adjudicó.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s