Bob The Builder

Cómo están queridos bibliotecarios, después de un largo tiempo de sufrir de un ataque de hoja en blanco, la coyuntura me coacciona y estoy nuevamente en la lucha, en esta mi trinchera literaria; como es obvio, por el encabezado, hablaremos sobre la elección de nuestro Nobel de literatura 2016 Bob Dylan; creo, sin cometer un disparate que más de un miembro de la Academia sueca se habrá plantead la pregunta que nuestro némesis del título plantea en cada episodio, ¿Podemos hacerlo? Sin duda esta decisión controversial, cuasi terrorista y reivindicadora cayó en ciertos grupos puristas cual herejía a la quinta potencia; en cambio en sectores más progresistas, siempre quise usar ese término, la decisión se ha convertido en una luz al final del pasillo; en mi humilde opinión, a mí ya nada me sorprende, creo que desde el 2003 premio entregado a J M Coetze, la Academia abrió una caja de Pandora tan extraña que sorprende con nombres como Munro, Le Clezio y Modiano que son escritores más regionales que universales, dignos ejemplos prolíficamente citados por la élite Hipster starbukera de nuestro querido Perú;  sin embargo como para compensar reconoce también a Llosa, Müller y Yan, que son casi una reivindicación a las letras clásicas  de esta edad digital. Es así que la entrega de esta galardón ni me disgusta ni me satisface; más bien me causa un poco de patología justiciera, pues si de letras renovadoras se trata, hay muchos que hicieron esto y más, Cardenal, Lezama Lima, Pizarnik, Varela y puedo seguir citando grandes olvidados que hicieron mucho más que «por haber creado una nueva expresión poética dentro de la gran tradición americana de la canción»; Claro que es más que obvio que la importancia de Dylan en la escena de la cultura de protesta del siglo XX es importantísima, eso nadie lo niega. Así, de esta manera y  tal como lo expresé líneas arriba, la caja de Pandora ya se abrió, la academia se encargó de eso, ahora sólo nos queda esperar qué sorpresa nos traerá en 2017, esperemos que las redes sociales se equivoquen y no se den noticias como las propaladas “El Cervantes 2017 a Tony Rosado”; “El Rulfo 2017 a Arjona”; “El Casa de las Américas a Lizandro Meza” y el “Nobel 2017 a Coelho”. Así mis queridos amigos bibliotecarios, el panorama que se nos avecina en la literatura nos supondrá más sorpresas y dolores de cabeza a diestra y siniestra.

Renzo Navarrete

bobdylan-xlarge_transeo_i_u9apj8ruoebjoaht0k9u7hhrjvuo-zlengruma

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s