Cuando el amor no es suficiente

Hace dos semanas me encontraba leyendo las interesantísimas publicaciones de mis amigxs en Facebook, cuando de repente me llegó una solicitud de amistad, la más importante de mis cortos 22 años. Su nombre era Fiorella Narcisa Bonaventura Hung, una guapa japonesita que conocía de vista por haber frecuentado un club de lectura cerca al parque…