Mis amigos del “Trecento”

Queridos amigos bibliotecarios, desde que tengo uso de razón literaria, entiéndase desde los 15 años, el Trecento italiano y sus magníficos maestros, Francisco Petrarca, Dante Alighieri y Giovanni  Bocaccio, han influido tremendamente en mi vida no solo en mi ser literario sino también en mi ser personal. Creo que nadie puede, a pesar de los años transcurridos, poner en duda la calidad y trascendencia de esta generación, los “sonetos a Laura”, me mostraron el desgarrador precio que se paga por amar y no ser amado:

“Llorando grito y el dolor transito;

muerte y vida me dan igual desvelo;

por vos estoy, Señora, en este estado”.

Y aquel dolor doliente me envolvía como si lo sintiera en carne propia, recuerde que estaba en plena  adolescencia y las chicas eran un eterno dolor de cabeza y otras partes del cuerpo.

Luego de esas exploraciones por el amor doliente irrumpió en mi adolescencia Don Giovanni, con su monumental “Decamerón” que le dieron a este tiempo un poco de rubor y mucha risa.

“Y probando primero con ciertas preguntas que no había nunca conocido a hombre averiguó, y que tan simple era como parecía, por lo que pensó cómo, bajo especie de servir a Dios, debía traerla a su voluntad. Y primeramente con muchas palabras le mostró cuán enemigo de Nuestro Señor era el diablo, y luego le dio a entender que el servicio que más grato podía ser a Dios era meter al demonio en el infierno, adonde Nuestro Señor lo había condenado. La jovencita le preguntó cómo se hacía aquello; Rústico le dijo:

-Pronto lo sabrás, y para ello harás lo que a mí me veas hacer. Y empezó a desnudarse de los pocos vestidos que tenía, y se quedó completamente desnudo, y lo mismo hizo la muchacha; y se puso de rodillas a guisa de quien rezar quisiese y contra él la hizo ponerse a ella. Y estando así, sintiéndose Rústico más que nunca inflamado en su deseo al verla tan hermosa, sucedió la resurrección de la carne; y mirándola Alibech, y maravillándose, dijo:

-Rústico, ¿qué es esa cosa que te veo que así se te sale hacia afuera y yo no la tengo?

-Oh, hija mía -dijo Rústico-, es el diablo de que te he hablado; ya ves, me causa grandísima molestia, tanto que apenas puedo soportarlo.”

De: “Meter el diablo en el infierno”

Así pues de esta manera estos maestros de la literatura prepararon el camino, cual profetas adelantados para enfrentarme a la monumental obra de “La Divina Comedia”,  la cual golpeó mi adolescencia con singulares imágenes de tormentos y castigados, de esperanza y divinidad; vale decir que gracias a mi padre, tengo una edición de “La Divina Comedia” del año 1962 de la editorial Ramón Sopena, traducida en tercetos y con un genial, pero GENIAL, prólogo-ensayo de Juan de La Pezuela, Conde de Cheste,  Capitán General de la Real Academia Española escrito en 1865, sumado a un MAGNÍFICO ensayo de El Marqués de Molins, escrito en 1868; de esta manera es como mi escritura influenciada por la solidez, el erotismo y la esperanza, capturan mi estro poético, de tal manera que los dos primeros poemarios que este servidor escribe, estaban en un 50% en latín, lengua que aprendí autodidácticamente afanado por emular a tremendos modelos.

En cuanto a mi vida  personal, vale decir que en honor a estos dilectos amigos, la tercera de mis hijos lleva por  nombre  Laura Beatriz, dos de las musas que el “Trecento” me mostrara y por supuesto, a nivel profesional convirtióse  esta generación en la clase de literatura universal que mayor agrado me provoca y por la cual ansío que llegue, para poder de esta manera acercar a mis estudiantes a este maravilloso tiempo,  de esta manera, te invito pues amigo bibliotecario a que sigas descubriendo este maravilloso mundo de la literatura; que las musas te sean propicias.

 

Por: Renzo Navarrete.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s