Antes de un café

Era un martes aburrido, como todos mis martes. Lo único que me mantenía vivo era escribir y leer. Había eliminado todo tipo de emociones en mi vida; quizás, porque era consciente de que las emociones más grandes eran las que más daño te hacían y aún no podía sacar la cobardía que guardaba adentro. Mientras…