Según la ley de Murphy

Caminando boca abajo por la quinta dimensión de un espacio convexo, puedo ver cómo se va diluyendo la poca cordura que me queda. Dentro de esta habitación, que tiene aspecto de nave nodriza, el humo de aquel extraño cigarrillo comienza a deteriorar la armadura de mi inconstante ambiente; estoy convencido que lo destruirá, pues ya…